Soy perseverancia porque no me quiero rendir