Hasta las flores pueden romper el azfalto